jueves, 29 de abril de 2010

Paranoia, no me lo tomeis en cuenta.


Esta basura no necesita de etiqueta Photoshopera.
Eso si, oid esto mientras lo leeis.
_____________________________________

Últimamente ando pensando. Viendo una y otra vez los mismos anuncios, las mismas fotos en las marquesinas de los autobuses. Viendo a la misma gente correr para coger un autobús o a mi madre hablar por el móvil con gente que creo conocer. Ese es Luis últimamente. Es alguien cuya vida se esta volviendo monótona con la llegada del verano. Cuyas frases se acortan y mueren siempre después del punto, nunca llegan mas allá del punto. ¡Es verdad!, te levantas, vas andando por casa descalzo, notando el parqué bajo tus pies, buscando la cocina, concretamente la nevera, estante numero dos, zumo de piña, ¿Y luego que? ¿Vuelves a la cama? ¿Te replanteas por que te levantaste? ¡No! Te gusta levantarte por la mañana, te gusta oír una y otra vez la misma Banda Sonora, te gusta ver a la misma gente cada mañana, te gusta saber que anuncio hay en la marquesina mas próxima a tu casa y te gusta, mucho mas, saber que hay zumo de piña en la nevera.
Luis es alguien que corre en sueños, que baila en sueños, que hace todo lo que fuera de la cama le daría vergüenza o le produciría dolor hacer. Es alguien que va con la ropa que no encuentra en las tiendas. ¡Que imagina como será su pared! Que imagina un verano sin sol, con mucho aire y piscinas cerradas y suelos llenos de cáscara de pipa. ¿Y que es lo que siempre ocurre? La vida. La vida obliga a las personas como Luis a levantarse de la cama, a los barrenderos a recoger las cáscaras en busca de un sueldo y el cambio climático obliga el sol a dar el tostón todo el día. Vivimos en un mundo de obligaciones donde no existen las paredes blancas, con miles de marcos negros y fotos insustanciales dentro. Un mundo de post-its invade la vida de Luis, un mundo cuya ropa es la que te obligan a llevar, cuya Banda Sonora cambia con el estado de humor, donde, como clama día tras día Meredith en su monologo, nada se queda como esta mucho tiempo.

¿Pero que es esto? ¿Donde quedaron las Mug gigantes llenas de Cola-Cao, creadoras de esos momentos geniales en los que no piensas en nada?, en esos momentos en lo que lo único que importa es saber como cojones ha llegado ese grumo de cacao ahí y lo que estas disfrutando con su visita a tu boca. ¡No quiero post-its! ¡Quiero un iPod nuevo! Una Banda Sonora monótona, una vida monótona. Donde sepa que hacer en cada situación, donde sepa cual es la situación y cuando se va a dar exactamente. ¡El azar es una mierda, es una historieta que alguien se monto para quitarse responsabilidades! Pues casi como las amonestaciones de instituto, las palmaditas en la espalda y las miraditas estupidas.

He estado pensando. ¿Y si para tener una pared me tengo que ir al Retiro, cogerme una caja de cartón y vivir a mi bola, que me perdería? ¿Una taza de cacao? ¿Una banda sonora? ¿Información sobre lo que me rodea? ¿La sensación de un verano terrorífico? ¿Un armario lleno de ropa? ¿Una Rolling Stone mensualmente? ¡Perdería esa montaña de Post-it. Esas miradas de autosuficiencia, si, esas que denotan hipotética sabiduría. ¡Mi vida, coméosla, tragadla y luego, devolvédmela, regurgitadla y limpiadla de materia liquida.
A ver si el cambio hace que sonría de vez en cuando.

¡Demos la vuelta al mundo sin movernos del sofa con reposabrazos!

miércoles, 13 de enero de 2010

Finding comfort in pain

Tears and Rain - James Blunt
(Por ser protagonista de tanta lagrima tonta, gracias)

Hoy, un día que no tendrá diferencia con el día de mañana o el domingo que viene, me ha dado por abrir el Jukebox de mi ordenador, me ha dado por abrir canción tras canción recuerdos olvidados, almacenados, con polvo, dormidos, incluso con alguna legaña que otra. Me ha dado por destapar horas de avión, horas de sueño interrumpido, horas con amigos, familia y demás. Me ha dado por coger el teléfono, marcar a gente que hace meses que no llamaba, me ha dado por sonreír, me ha dado por mirar mi armario y reír al ver ese jersey con retales recogidos del sobrante del tapizado del sofá. Me ha dado por llorar, pero llorar de verdad, llorar queriendo hacerlo, me ha dado por sentir que la música, por muy almacenada que la tengas en un desván, por muy repetida que este, sigue significando muchas cosas. Me ha dado por destapar mis libros de Ende, me ha dado por mirar esos marca paginas hechos a mano para el día del padre, señales que no fueron ni serán entregadas. Me ha dado por mirar cartas de campamento, me ha dado por comparar caligrafías, por comparar sentimientos, me ha dado por acercarme esas pequeñas cosas al pecho y abrazarlas mientras las lagrimas de ahora se juntaban con las de hace años al leer, "Que me sigo acordando de ti mama, que los mosquitos me comen, que Alejandro me ha robado la tartera, que le digas a la abuela que no me he caído en lo que llevo de viaje y que casi pierdo los calcetines cuando limpiamos la tienda"

Hoy, un día que no tendrá diferencia con el día de mañana o con el domingo que viene, me ha dado por ser feliz. Que dure.

.

martes, 29 de diciembre de 2009

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Spotify, ese gran creador de lagrimas


Rutina, posiblemente la peor de mis compañeras. A ver si me hago entender, la adoro, me encanta que todo tenga un ritmo constante, sin altibajos, sin posible fricción, sin posibles bajas en el camino. Es quizá, el peor de mis acompañantes por el simple hecho de que, como bien dice arriba, acabo acostumbrándome a esa plenitud y no veo llegar golpes hasta que se encuentran alojados en mi estomago.
Como es natural, no he dejado de ver americanadas, todas perfectas debido a su brutal imperfección. Las analizo cuando acaban, sea película o capitulo de serie, lo analizo, busco similitudes con mi vida actual y la pasada. Echo de menos esas imperfecciones que antes hacían gracia y ahora se miran con lupa, echo de menos esas tardes en casa jugando horas y horas al Trivial de Disney con mi familia, jugaban conmigo por hacerme feliz, sabían que perderían, que no tenían ninguna posibilidad, que jugaban en el único terreno que a los ocho años conocía de lleno pero, aun así, jugaban. Pienso que se han perdido esas estupideces, ahora somos capaces de renunciar a demasiado poco para alcanzar la felicidad ajena. que un novio siempre ira antes que los amigos a los dieciséis, que un plan ira antes que un paquete de kleenex y que un teclado ira antes que un teléfono a la hora de destapar la verdad.
Antes de dormir, como siempre, me da por pensar en ese tiempo en que era aun mas dependiente de lo que lo soy ahora, en un tiempo en el cual, que tu abuela te fuera a buscar a una esquina de la mano de tu Némesis era motivo de orgullo y no de vergüenza. En un tiempo en cual los lazos afectivos con los amigos eran inexistentes y te refugiabas en las sabias palabras de tu madre cuando te decía que crecerías y que serias capaz de eliminar todo rastro de vergüenza cuando subías unas escaleras y tardabas mas de seis minutos en hacerlo, que los niños necesitan meterse entre ellos debido a la falta de confianza en si mismos. Bueno, a mi estos mensajes esperanzadores siempre me han llegado a toro pasado como quien dice, siempre he tenido una habilidad especial para pasar desapercibido entre los que mas quiero y, por el contario, tener un chaleco reflectante para las palabras envenenadas. Mi madre siempre se sentaba conmigo en el gran sillón de cuero verde de mi salón, hablaba conmigo de cosas banales con moraleja incluida, moraleja que rara vez utilizaba aunque siempre recordaba. Siempre hablábamos de mi, de nuestro pasado común y de un futuro no tan incierto para mi madre y inexistente para mi, que para esos entonces no solía preocuparme de estupideces de gran importancia. Gracias a ella conocí a un tal Macbeth y el reino de Fantasía, cosas de las que me sentí muy orgulloso pasado un tiempo. Mi madre, mi inyección de adrenalina en momentos bajos, la persona mas objetiva y malvada siempre bajo el lema de Quien bien te quiere te hará llorar, modelo y ahora desconocida.
Cuando te acostumbras a algo, cuando no paras de visitar ese sofá en busca de consejo o simple conversación piensas que eso estará siempre, que las discusiones o la excesiva cantidad de estrés en vena no conseguirán apartarte del reposabrazos, piensas que siempre estará ahí para ayudarte con los deberes de aritmética o de conocimiento del medio en sus múltiples evoluciones, que estará contigo cuando llegue el momento de las chicas, de los ligues, la adolescencia en general, que dejara de compararte con personas ordenadas, artificiales e incapaces de hablar si algo no le parece bien, que saben callar. Entonces las conversaciones se limitan a los saludos, los consejos se convierten en insultos para hacer mas grande tu coraza. Y yo, personalmente, ando harto de opiniones de desconocidos.

lunes, 28 de septiembre de 2009

¿Volvemos a los origenes?


Le dedico este post a Helen Fielding cuyo diario ha conseguido ponerme en ridículo encima del escenario, como si ya no tuviera suficiente con mis actuaciones memorables.
Desde hace cinco años, a la llegada de Septiembre, los adolescentes de mi generación nos preparamos para entrar diariamente al lugar en el que viviremos la mayoría de nuestro año. Donde todo se mezcla en un crisol de culturas, olores, risas, sonrisas, llantos y algún que otro sobresalto. Nos compramos los estuches, los libros, los lápices y el baúl en el que lo llevamos todo a cuestas. Llevamos todo ese material, litros y litros de tinta impregnados en paginas y paginas de puro aburrimiento.

Desde hace cinco años ando por esos pasillos, los piso día a día y alguna que otra vez he llegado a tocarlo con las manos. Paso por allí todos los días, hablo con la gente que, como yo, esta obligada a pasarse allí la mayor parte de su vida adolescente. Río con ellos, comento los rumores de temporada, de lo capullos que pueden llegar a ser los adultos que por allí se dejan caer.. incluso hablamos del tiempo cuando los temas de conversación han desaparecido en los cinco minutos entre clase y clase. Me mezclo, intento parecer interesado cuando se zambullen en temas propios del pavo. Utilizo el modelo de sonrisa perfecta y sincera que a todo el mundo le ha dado por utilizar. Porque, ¿Que importan los sentimientos reales si puedes hacerte pasar por alguien indefenso y atormentado por la presión?

Lo que hace diferente a este año con respecto a los anteriores es la soledad. Estamos solos en ese edificio aparentemente nuevo. No hay posibilidad de choque con antiguos compañeros. Vivimos aislados entre paredes blancas de cartón piedra, que se mueven con cualquier mínimo roce, atrayendo la atracción de cualquier persona dispuesta a distraer a la gente allí sentada. Nos obligan a vivir treinta y dos horas a la semana en el mismo aula. Nos encierran entre enemigos, personas cuya sonrisa estereotipada esta mas que pulida. Nos obligan a escuchar sus risas nerviosas cuando alguien los halaga, cuando los miran, cuando les preguntan por su vida. Risas que se convertirán en silencios.

No se me ocurre ninguna razón por la que quiera ser cirujana, pero se me ocurren miles para pensar en dejarlo. Te lo ponen difícil a propósito, sus vidas dependen de ti, llega un momento en que es mucho más que un juego. O das un paso adelante o te das la vuelta y te marchas.
Podría dejarlo pero pasa una cosa, que me encanta el terreno de juego.
Meredith Grey - Grey's Anatomy

Martes, 29 de Septiembre de 2009
62,20 Kg, 2 Donuts, 0 Cigarrillos, 400 Calorias
7:02 AM: Primer aviso de mi alarma en el movil, Odio a Uprising por momentos.
7:03 AM: Se para la dichosa musiquita, consigo darme la vuelta y cerrar los ojos.
7:07 AM: Muse vuelve a la carga. Esta vez no consigo evitarlo y salgo de la cama entre bostezos.
7:10 AM: Me preparo para la ducha. Abro el grifo del agua caliente mientras voy a la cocina preparar un Cola-Cao caliente.
7:18 AM: Sigo en la ducha, el agua caliente es demasiado relajante, no puedo moverme.
7:25 AM: Salgo de la ducha. Mi madre me habla, no contesto.
7:35 AM: Estoy sentado en el ordenador. Se que lo que me tengo que poner pero no lo hago, me deprimo. Escribo en Twitter.
7:42 AM: Estoy medio vestido. A la vez, estoy recogiendo los cuadernos y demas en la mochila. Me bebo el Cola-Cao.
7:50 AM: Me he entretenido, no cojo el Autobus ni de coña. Me deprimo de nuevo. Mi madre me habla, sigo sin contestarla.
7:55 AM: Me dirijo a la parada. Mi madre me sigue, los dos sabemos que hemos perdido el autobus pero corremos por si acaso todavia no ha pasado. En vano.
7:57 AM: Estoy sentado, leyendo. No pasa el Autobus, llegaré tarde.
8:15 AM: Cojo el Autobus. Es tarde. Da igual, Maria Luisa faltará a primera. Doy un toque a Macarena.
8:21 AM: Llego. Macarena no esta. La llamo. Espero.
8:29 AM: Llega. Nos vamos hacia el Instituto. Sabemos que llegamos tarde. Nos da igual.

martes, 7 de julio de 2009

525.600 Minutes


Si, seguimos en Julio. ¿Y que es Julio sino un mes repleto de tiempo libre, Aburrimiento e Ironía? Pues si, el tiempo libre es algo que abunda en este mes de vagueria extrema y soledad agradable. Uno intenta a ese enemigo con una montaña de letras encuadernadas todas las noches, viviendo en contra de los horarios establecidos, incrementando enormemente la factura de la luz, riéndome en conversaciones interminables mediante Messenger y performeando cada noche vía Skype. Lamentablemente, esta es la vía estival que tengo desde hace mas de dos años. Basada en series de televisión interminables y horas y horas de idiotez, mi vida se va haciendo cada día que pasa, mas monótona y fría.

¿Llegara eso que tanto ansío, espero y que nunca he tenido pero que si he observado desde la secreta lejanía con mas envidia que felicidad?

No debería quejarme, las horas diurnas están ocupadas desde el principio del mes. Campamento Urbano llaman a ese lugar a donde voy cada mañana y por el que me despierto todos los dias a las ocho y media de la mañana. Cuando llego a casa sobre la hora de comer ya estoy harto de relaciones Amor/Odio y de alguna que otra diva llena de pajaros en la cabeza. El no disponer de esas horas para dormir me impide leer hasta el amanecer asi que tengo que racionar los capítulos de Harry Potter en dos capitulos por noche. Los Horrocruxes estan esperandome desde hace dos o tres noches, ¿horrible verdad? En esta semana y media de Campamento he hecho muchas cosas: He jugado y perdido al Minigolf, he descubierto que hasta un caballo puede ser mas simpatico que cualquier adolescente hormonado y sobretodo, he conocido a mucha gente. ¿Tendre mas enemigos que antes de empezar esta patética semana? Creo que sabria contestar a esa pregunta. La respuesta es SI.

Ya empezaba a echar de menos las Series Americanas de toda la vida. Si, esas que te dicen cuando te tienes que reir con una risotada de mas de diez personas riendo ficticiamente. Echaba de menos las conversaciones de cinco amigos en el Cental Perk y los juegos de palabras de Will & Grace. Esas series son las que me hacen aun sabiendo algunos dialogos de antemano. Genial para las noches en vela. Tambien echaba de menos los musicales. Desde que Hoy no me Puedo Levantar dejo Madrid no he ido a Musical que me haya hecho bailar. He ido al de "A" pero lo unico que quise hacer al terminar fue ir al baño a vomitar, no entiendo como una persona puede aconsejar a otra que se gaste 70 Euros para ver un bodrio que dura tres horas. Gano demasiada fama por algo que ya estaba bastante masticado, menos mal que nos pudimos dar cuenta del grado de genialidad de Nacho cuando sale de un tema conocido por todos. En este caso, maté mis ansias musicaleras viendo la pelicula de RENT. Genial, se parece mucho a HNMPL a la Americana. Las letras flojuchas pero los actores me encantaron. La recomiendo.

PD: El Banner lo cogi de una pagina web y se lo dedico a la unica persona que sabe que lo que pone ahi es verdad por que me odia por ello. Te quiero Victoria B. Bellamy

sábado, 13 de junio de 2009

Perdida


El Verano ha llegado. Dejando en la piel de cada madrileño una sensacion de agotamiento que se va pasando conforme sigues andando o te metes en alguna tienda a disfrutar de sus sinfonias repetitivas y olvidadizas o simplemente, por el adorado en estas fechas, aire acondicionado. El verano ha llegado, todo el mundo lo sabe. Los planes para el sabado se multiplican semana tras semana y un tal Luis se abruma cada vez con mayor facilidad, olvidando a todos aquellos que le sacaron de las arenas movedizas hechas a partir de miles de kleenex y algun que otro litro de caramelo liquido.

Suelo hablar todas las mañanas con ese desagradecido, lo hago cuando se mira al espejo, cuando vislumbra cada grano que aun sigue poblando su adolescente frente, cuando unta en ella una serie de potingues con la unica intencion de eliminar ese rasgo de la adolescencia que sigue vivo en el, ese es el que mas se ve, lo quiere borrar, quiere aparentar una madurez que aun no tiene pero de la que puede ver algun rasgo al final del tunel de la locura hormonal. Hablo con el de muchas cosas, el tratamiento facial dura mas de veinte minutos y todos los que conozcan a ese sujeto tan peliculiar sabran que habla por los codos. Siempre habla el, yo le escucho intentando cerrar mis oidos, intentando aguantar el chaparron de idioteces y depresiones mentales, inentando entenderle, intentando ver lo que nadie ve en el, lo que ni siquiera el ve en si mismo. Intento todo eso sin exito diariamente. Pero no dejeis que divague, recordadme que empecé el parrafo anunciando que iba a contar lo que hablaba y luego empecé a contar cosas sin sentido, decidmelo por favor.

Como iba diciendo. Hablo con el de lo mucho que significado este año lectivo que ahora, con la llegada del Verano, acaba para el. Luis no es tonto. Sabe que despues del verano, cuando vuelva de nuevo a meterse dentro del Ciudad de Jaen, nada sera lo mismo, los profesores seran otros, los antiguos se habran librado por fin del lastre de la clase, habran olvidado sus meteduras de pata y sus gracias para animar el infierno en el que convertian cincuenta minutos diarios. Todo empezara de nuevo. A veces, con el cepillo de dientes en la boca, comentamos su vida en el instituto. La fauna de ese lugar que suele frecuentar diariamente. La variedad de animales es muy extensa, demasiadas caracteristicas que memorizar, demasiadas sonrisas falsas que ensayar, demasiada ironia que emplear con ellos. Personas vacias abundan por el Ciudad de Jaen, personas que intentan acallar a su conciencia viniendo en bicicleta para no dañar a la capa de ozono (o su economia) Intentando no hablar demasiado con los alumnos, sintiendose bien consigo mismos por que han conseguido vencer la repulsión y le han dado una palmadita en la espalda a uno de sus alumnos. La hipocresia es algo abundante, se conoce que el Tuenti ha legado a la vida de los profesores y, como en los alumnos, ha hecho estragos, las fuentes de sabiduria basadas en miles y miles de horas de estudio y la experiencia de mas de treinta años se han visto corrompidas por las redes sociales mas adolescentes y hormonadas del planeta, menuda perdida de tiempo, la verdad. Todo el mundo es vulnerable.
Ahora, soy una persona mas idiota de lo que creia. Leo Momo por que pienso que la niña que salvo al tiempo gracias a la caridad de un grupo de gente pobre me ayudara a ser una persona mas paciente, que me ayudara a aprender a escuchar, que me hara imprescindible como para los niños de alrededor del teatro era ella. Nunca sere imprescindible, a ver si me lo meto en la cabeza. A ver si me pierdo por el arco de cuchilleros, hago miles de fotos, me emborracho con decenas de litros de Coca-Cola, haber si asi, digo algo que merezca la pena ser escuchado o escribo algo que merezca la pena ser leido.