miércoles, 11 de noviembre de 2009

Spotify, ese gran creador de lagrimas


Rutina, posiblemente la peor de mis compañeras. A ver si me hago entender, la adoro, me encanta que todo tenga un ritmo constante, sin altibajos, sin posible fricción, sin posibles bajas en el camino. Es quizá, el peor de mis acompañantes por el simple hecho de que, como bien dice arriba, acabo acostumbrándome a esa plenitud y no veo llegar golpes hasta que se encuentran alojados en mi estomago.
Como es natural, no he dejado de ver americanadas, todas perfectas debido a su brutal imperfección. Las analizo cuando acaban, sea película o capitulo de serie, lo analizo, busco similitudes con mi vida actual y la pasada. Echo de menos esas imperfecciones que antes hacían gracia y ahora se miran con lupa, echo de menos esas tardes en casa jugando horas y horas al Trivial de Disney con mi familia, jugaban conmigo por hacerme feliz, sabían que perderían, que no tenían ninguna posibilidad, que jugaban en el único terreno que a los ocho años conocía de lleno pero, aun así, jugaban. Pienso que se han perdido esas estupideces, ahora somos capaces de renunciar a demasiado poco para alcanzar la felicidad ajena. que un novio siempre ira antes que los amigos a los dieciséis, que un plan ira antes que un paquete de kleenex y que un teclado ira antes que un teléfono a la hora de destapar la verdad.
Antes de dormir, como siempre, me da por pensar en ese tiempo en que era aun mas dependiente de lo que lo soy ahora, en un tiempo en el cual, que tu abuela te fuera a buscar a una esquina de la mano de tu Némesis era motivo de orgullo y no de vergüenza. En un tiempo en cual los lazos afectivos con los amigos eran inexistentes y te refugiabas en las sabias palabras de tu madre cuando te decía que crecerías y que serias capaz de eliminar todo rastro de vergüenza cuando subías unas escaleras y tardabas mas de seis minutos en hacerlo, que los niños necesitan meterse entre ellos debido a la falta de confianza en si mismos. Bueno, a mi estos mensajes esperanzadores siempre me han llegado a toro pasado como quien dice, siempre he tenido una habilidad especial para pasar desapercibido entre los que mas quiero y, por el contario, tener un chaleco reflectante para las palabras envenenadas. Mi madre siempre se sentaba conmigo en el gran sillón de cuero verde de mi salón, hablaba conmigo de cosas banales con moraleja incluida, moraleja que rara vez utilizaba aunque siempre recordaba. Siempre hablábamos de mi, de nuestro pasado común y de un futuro no tan incierto para mi madre y inexistente para mi, que para esos entonces no solía preocuparme de estupideces de gran importancia. Gracias a ella conocí a un tal Macbeth y el reino de Fantasía, cosas de las que me sentí muy orgulloso pasado un tiempo. Mi madre, mi inyección de adrenalina en momentos bajos, la persona mas objetiva y malvada siempre bajo el lema de Quien bien te quiere te hará llorar, modelo y ahora desconocida.
Cuando te acostumbras a algo, cuando no paras de visitar ese sofá en busca de consejo o simple conversación piensas que eso estará siempre, que las discusiones o la excesiva cantidad de estrés en vena no conseguirán apartarte del reposabrazos, piensas que siempre estará ahí para ayudarte con los deberes de aritmética o de conocimiento del medio en sus múltiples evoluciones, que estará contigo cuando llegue el momento de las chicas, de los ligues, la adolescencia en general, que dejara de compararte con personas ordenadas, artificiales e incapaces de hablar si algo no le parece bien, que saben callar. Entonces las conversaciones se limitan a los saludos, los consejos se convierten en insultos para hacer mas grande tu coraza. Y yo, personalmente, ando harto de opiniones de desconocidos.

2 comentarios:

  1. ¿Sabes que con gente como tú me encanta hacer lo que hago?? y..... ¿Sabes que escribes muy bien!?
    Enhorabuena chico! :P

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, la rutina es enemiga hasta de tu propia sombra. Por que ni siquiera tu sombra es la misma a lo largo del dia... ni mucho menos a lo largo de tu vida... :)

    ResponderEliminar